MINDFULNESS

Frecuentemente andamos dando vueltas a preocupaciones, pensamientos negativos, miedos… que nos hablan del pasado y del futuro, sin centrarnos en el presente.  Vivimos las situaciones cotidianas con el piloto automático sin centrarnos en la experiencia.

El mindfulness o conciencia plena permite a la persona desconectar de los pensamientos negativos y preocupaciones y centrarse en el presente con todos los sentidos. Nos ayuda a manejar el estrés, las tristeza… permitiéndonos encontrar la calma y continuar con las experiencias del aquí y ahora.

El mindfulness o conciencia plena consiste en prestar atención a la experiencia con todos los sentidos, sin juzgarla.

Para la conciencia plena, tenemos control de nuestra mente cuando decidimos a qué prestamos atención y durante cuánto tiempo. Sin embargo si dejamos que sean nuestras emociones las que dirijan lo que pensamos, lo que hacemos o dejamos de hacer, sentiré que no tengo control de mi mente, ni de lo que atiendo, pienso o hago.

Para la conciencia plena no existe ni futuro ni pasado, solo el presente. Sin embargo frecuentemente estamos atendiendo a pensamientos acerca del pasado y del futuro que nos impiden afrontar el presente de la manera más beneficiosa para nosotros mismos.

La atención plena nos permite centrarnos en el aquí y ahora y vivir una vida plena centrada en el presente.

La conciencia plena puede aplicarse en cualquier situación, de hecho el estado ideal sería que anduviéramos continuamente centrados en nuestra vida con todos los sentidos (no centrados los pensamientos negativos de nuestra mente) y en el presente. Sin embargo eso es muy difícil para casi todos nosotros.

Por lo tanto voy a resaltar aquellas situaciones que en psicoterapia resulta muy interesante trabajar a través de la conciencia plena o mindfulness. Principalmente es de gran utilidad en aquellos casos en los que nos encontramos sumidos en nuestras preocupaciones, autocríticas, miedos y demás pensamientos negativos, la conciencia plena permite descentrarnos de tales pensamientos, tomarlos como acontecimientos que son pasajeros y centrarnos en otras actividades o experiencias que nos aporten bienestar. También es aconsejable en aquellas circunstancias en las que experimentamos emociones negativas y no somos capaces de desconectar del malestar.

  • Ayuda a controlar el estrés y la ansiedad
  • Disminuye los problemas de insomnio
  • Da lugar a estados de ánimo beneficiosos y placenteros
  • Mejora del sistema inmunitario
  • Mejora las relaciones interpersonales
  • Aumentamos nuestras habilidades de atención, concentración, memoria y creatividad
  • Adquirimos mayor claridad mental y capacidad de respuesta